Minerales

Problemática

La región de América Latina juega un papel significativo en el suministro de minerales al mercado mundial. Por esta razón, la extracción minera genera gran cantidad de empleos e ingresos para las economías locales. Sin embargo, esta actividad genera también importantes riesgos laborales, ambientales y de salud, sobre todo para las comunidades más pobres y vulnerables.

Diversos factores como el aumento de los costos de tratamiento, las privatizaciones y las reestructuraciones incentivan a las compañías mineras a incrementar sus inversiones de capital y a maximizar el aprovechamiento de sus equipos. Esto se ha traducido en recortes laborales y una mayor explotación laboral.

Por otra parte, la minería es también una fuente importante de conflictos sociales. Comunidades locales, empresas extractivas y gobiernos se encuentran enfrentados en países como Guatemala, Honduras, Perú, entre otros.

Finalmente, los yacimientos mineros de mediano y gran tamaño, así como las actividades mineras artesanales, sin los sistemas de gestión ambientales mínimos exigidos, han provocado impactos considerables al ambiente y a la salud de las comunidades: agua contaminada con plomo, arsénico y otros metales, caída de los niveles freáticos debido al uso excesivo de los yacimientos mineros, problemas de la piel, dolores de cabeza excesivos, envenenamiento de la sangre con plomo y mercurio, enfermedades respiratorias causadas por el exceso de polvo, y la destrucción de la vegetación debido a la lluvia ácida.

Posibles soluciones:

Eficiencia en el uso recursos, reciclaje y sustitución de materiales.

Una de las preocupaciones principales de la Gestión Sostenible de Recursos es encontrar soluciones sostenibles para los recursos escasos y no renovables como los minerales y metales. El tratamiento de este problema implica tres grandes retos: aumentar la eficiencia en el uso de esos recursos, el reciclaje y la identificación de materiales renovables que puedan sustituir a los recursos escasos. Esto requerirá un importante esfuerzo de inversión pública y privada en I + D, producción y sistematización de información precisa y la aplicación del enfoque de ciclo de vida en el proceso de producción.

Acceso a la información, regulaciones internacionales y voluntad política

La minería es un sector económico importante en varios países de ALC. La región proporciona una parte considerable de los minerales y metales consumidos por el mercado global. El desarrollo económico mundial y en particular las economías emergentes de Asia están aumentando la demanda de minerales y metales y la presión sobre las reservas latinoamericanas y por lo tanto el riesgo de daños ambientales, sociales y a la salud. Sin una regulación internacional que frene la demanda de los países industrializados y reduzca la especulación en los precios de los minerales y sobre sus reservas, habrá un incentivo cada vez mayor para desarrollar actividades mineras a gran escala en las zonas social y ecológicamente frágiles de la región . La producción de datos accesibles y confiables sobre las reservas reales de minerales y metales que existen en ALC, así como la evaluación del ciclo de vida de estos materiales servirán de base para la elaboración de dicha reglamentación y también ayudará a los interesados a estar más informadas y tomar mejores decisiones. La reducción de la asimetría de la información también ayudará a reducir la incertidumbre sobre los precios y la volatilidad del sector.

Toma de decisiones democrática proceso, la regulación y el control local.

Debido a su desempeño económico, la minería juega un papel importante en la creación de empleo y de ingresos para las economías locales. Sin embargo, también esta asociada con bajas condiciones laborales y graves riesgos ambientales y a la salud. De hecho, la mayor parte del empleo en este sector proviene de la minería artesanal, realizado con frecuencia por trabajadores pobres y prácticas ambientales que violan las normas mínimas. Por otro lado, la minería industrial, no lejos de estas prácticas, es inducida por los cambios económicos globales a usar patrones de trabajo más flexibles e intensivos y sistemas de gestión de riesgos ambientales y de salud bastante deficientes, afectando directamente a los mineros y sus familias . La contaminación del agua es sin duda el factor de impacto sobre la salud y el ambiente, pero también es la fuente de tensiones y conflictos entre las comunidades locales, las empresas extractivas y los gobiernos. El complejo escenario exige una democratización de la toma de decisiones, que tome en cuenta la voluntad de las comunidades locales en la concesión, regulación y control de las actividades mineras. Si bien la regulación ambiental y de salud requiere herramientas especializadas y conocimiento científico, la experiencia de las familias y las comunidades afectadas por la minería es una fuente inestimable de información y conocimiento práctico del problema. De la misma manera, los instrumentos de control deben garantizar un equilibrio de poder entre las empresas, las comunidades y los grupos de interés en el poder, a fin de garantizar la realización del interés común de dejar un buen lugar para vivir a las generaciones futuras.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: